Tipos de Tratamientos

Blanqueamientos

En una única sesión de 1 hora, usted tendrá la máxima blancura de los dientes, todo ello sin alterar la estructura del esmalte, devolviendo a la sonrisa un aspecto renovado y saludable y logrando aclarar los dientes hasta nueve tonos en una sola visita al consultorio. Para ello utilizamos el sistema de blanqueamiento Brite Smile, el cual está avalado por extensas investigaciones clínicas y estudios de seguridad, contando con las certificaciones más importantes a nivel mundial: FDA (Food and Drug Administration) y ADA CEE (American Dental Association).

Carillas de Porcelana

Se trata de una lámina de material cerámico que se adhiere firmemente a la estructura dentaria para la restauración de defectos estéticos que alteran la sonrisa del paciente. Se unen fuertemente al diente por medio de un adhesivo especial. La unión es tan fuerte que una vez colocadas no se pueden retirar a menos que se rompa la carilla. Se emplean fundamentalmente para eliminar anomalías del color de los dientes que no pueden tratarse mediante el blanqueamiento convencional. También se emplean para disimular alteraciones en el tamaño o forma dentarias, confiriendo al diente un aspecto más ideal.

Sus principales ventajas son su poder de adhesión, resistencia a la abrasión y gran sensación estética. Prácticamente no hay que reducir el diente para colocarlas. Una vez colocadas, el paciente puede comer con normalidad. Muchas personalidades de la vida pública y medios de comunicación hacen uso de esta técnica para conseguir una sonrisa atractiva.

Prótesis Totales

La prostodoncia es la parte de la práctica odontológica que está consagrada al estudio de la rehabilitación fisiopatológica de la edentación. La prostodoncia total es sinónimo de rehabilitación completa, es decir, cuando se pone una prótesis completa por falta de todos los dientes.

Implantes Osteointegrados

Los implantes son unas fijaciones de titanio, que es un material biocompatible, que se colocan en el hueso maxilar o mandibular con el fin de sustituir a las raíces de aquellas piezas dentales ausentes, lo cual nos permite reemplazar el diente natural por un diente artificial, que se fija sobre esa “raíz” de titanio. Esa fijación se consigue gracias a la osteointegración, que es un proceso biofísico que produce una unión del metal con el hueso. Posteriormente se procede a colocar una corona sobre la cabeza del tornillo.